Archive | enero 2015

Historia de un taxista: Mi hijo es inocente

Un señor muy amable es el que me tocó el día de esta historia. La conversación comienza con el cambiante clima de Bogotá. Cuando se espera un inclemente verano por causa del Fenómeno de la Niña, ha estado lloviendo en la capital colombiana. Luego hablamos del tráfico (otro tema intrascendente), que ese día en particular estaba “flojo” por todo lado, siendo día de semana y con regreso de la gente de sus vacaciones.

En algún punto del recorrido él recibe una llamada, menciona la palabra abogado. Cuando la termina, me dice: “Sumercé linda, es que me estoy bebiendo el trago más amargo de mi vida”. Dudo por un momento si seguir interrogándolo, el augurio de semejante frase, seguramente no me revelaría nada bueno. “La vida es difícil y nos pone a prueba a cada rato”, le dije, mientras me decidía si continuar. Mis dudas se daban porque sufro mucho con las situaciones tristes de los demás, me perdura más del tiempo normal el recuerdo de una mala circunstancia vivida por alguien,  pero opté por seguir.historia-de-un-taxista-mi-hijo-es-inocente

Leer Más…

Anuncios